El Mural de la Prehistoria, atracción turística de Viñales

El Mural de la Prehistoria, singular instalación turística del occidente cubano, continúa entre las preferencias de quienes visitan Viñales, principal polo turístico de Vueltabajo. Tendidos sobre la hierba o a la sombra del añejo mogote miles de visitantes aprecian cada año los encantos de la majestuosa pintura. Durante el actual ano, según sus directivos, se prevén ingresos superiores a los 600 000 pesos en divisa y la cifra de turistas rebasará los 60 000.

Variadas son también las ofertas recreativas, para que la estadía sea más placentera, y van desde el disfrute de la música tradicional, la contemplación de la flora y la fauna hasta cabalgatas dentro de los perímetros de la instalación como fuera de esta, sin dejar de mencionar los ofrecimientos gastrónomicos, con comidas criollas y exclusivas del lugar, así como objetos artesanales que perpetúan los instantes vividos y alejados del bullicio de las ciudades.

Los vacacionistas tienen la posibilidad de contactar con una era pasada, gracias al artista Leovigildo González, quien con la ayuda de campesinos de la zona, realizó la obra en la escarpada ladera de un mogote viñalero. La pintura alcanza una altura de 80 metros, con una anchura de 120 y testimonia la evolución biogeológica de la zona, una de las más antiguas de Cuba. Se le considera, además, una de las mayores pinturas a cielo abierto del mundo.

Via | Opciones
Foto | El Comercio