La palma real reverdece el paisaje cubano

La palma real, árbol nacional de Cuba, reverdece hoy en el paisaje del archipiélago, fruto de las faenas de rescate de sus plantaciones en los últimos años, cuyas poblaciones fueron severamente dañadas por los largos e intensos períodos de sequía en el territorio nacional. Asimismo incidieron devastadores eventos climatológicos como los ciclones Ike y Paloma, hace casi tres años, entre otras causas.

Especialistas de la Empresa Forestal Integral Camagüey, una de las de mayor extensión territorial del patrimonio boscoso de la nación, con más de 200 000 hectáreas, afirmaron que está priorizada la reconquista de los palmares en las cuencas de esta provincia. Osmel Fuentes, director de Producción de esa entidad, especificó la contribución de dichas plantas a la conservación del medio ambiente, y señaló su efecto protector de las aguas y los suelos.

En Camagüey, donde es común encontrar palmas cercanas a las costas, y hasta las faldas de las principales elevaciones de la provincia, estas son un importante refugio de nidificación para la cotorra y el pájaro carpintero, en las sierras del Chorrillo y Cubitas, y en el río Máximo.

Cuba es un área de las Antillas donde es numerosa la existencia de palmas. Posee más de 87 especies, pertenecientes fundamentalmente a la familia Palmáceas (Arecaceae), una de las de más alto endemismo específico en el territorio nacional (86 por ciento). De las 87 especies que coexisten, 75 son endémicas.

Via | Juventud Rebelde
Foto | Cuba Journal